Alumnos de Abogacía participaron de un juicio oral y público simulado en los Tribunales de la provincia

La experiencia fue muy positiva porque permitió a los estudiantes de la Cuenca del Plata vivenciar cómo funciona el sistema de enjuiciamiento provincial y familiarizarse con los ritos del proceso. El taller mostró un muy bien nivel de formación de los alumnos universitarios.


Alumnos de la carrera de abogacía de la Universidad de la Cuenca del Plata participaron de un juicio oral y público simulado que se desarrolló recientemente en el salón principal de la Escuela Judicial, en el sexto piso del Edificio de Tribunales. Se trató de un trabajo de extensión que realizó la casa de altos estudios en el marco de las actividades contempladas en el convenio de cooperación firmado en el año 2013 con el Superior Tribunal de Justicia de la provincia. La actividad fue denominada práctica en litigación penal y estuvo a cargo de un grupo de alumnos que desde hace varios meses venía entrenándose para este cometido. El juicio cumplió rigurosamente todos los rituales y pasos de las audiencias oral y pública que habitualmente llevan adelante las Cámaras en lo Criminal de nuestra provincia, razón por la cual los estudiantes, pertenecientes a 3º, 4º y 5º año de Abogacía, se tuvieron que distribuir los diferentes roles propios de esta instancia procesal: por un lado actuaron en la parte Acusatoria como fiscales, por el otro ejerciendo la Defensa del imputado (también alumno de la universidad), además de la declaración que prestaron la víctima y cuatro testigos del hecho sometido a juicio, todos estudiantes de la Universidad de la Cuenta del Plata. Por el lado del Tribunal, el mismo estuvo conformado por el doctor Rubén Castillo Giraudo, quien fuera juez de la Cámara Primera en lo Criminal durante muchos años (actualmente jubilado) la fiscal de la Cámara Segunda en lo Criminal, Norma Zaracho y el relator del Superior Tribunal de Justicia, Fabián Perelli.


El caso


El hecho llevado a juicio fue un caso de trata de personas con fines de explotación sexual, que tuvo como víctima a una joven oriunda del interior de nuestra provincia y como acusado a su pareja, un hombre residente en ciudad capital. Del mismo modo que en los juicios que habitualmente se realizan en los Tribunales de nuestra provincia, las partes de proceso expusieron sus correspondientes argumentos y participaron activamente a lo largo de toda la audiencia interrogando a la víctima y a los testigos, trabándose por momentos un debate intenso entre la Fiscalía y la Defensa, donde no faltaron los planteos y objeciones a los jueces del Tribunal, lo que llevó al presidente, Castillo Giraudo, a tener que intervenir y tomar decisiones respecto a cuestiones de forma.

 


Los alumnos que formaron parte de esta valorable experiencia denotaron un acertado lenguaje técnico y un excelente nivel de formación, aprendizaje y conocimiento de las técnicas de litigación oral, quedando en evidencia también por la performance y desenvolvimiento de cada uno de ellos, el compromiso, la seriedad y responsabilidad con la que asumieron esta actividad de extensión, que fue coronada al final del juicio con un cerrado aplauso del numeroso auditorio conformado en su gran mayoría por alumnos de la misma universidad, quienes pudieron vivenciar cómo funciona el sistema de enjuiciamiento provincial y familiarizarse con los ritos del proceso.

Pese al notable trabajo desplegado por la parte Acusadora, el juicio concluyó con la absolución del acusado al no poder demostrar la Fiscalía que éste fue autor material y responsable del delito por el cual fue llevado a juicio, destacándose por ello la excelente defensa ejercida por los alumnos que alegaron a su favor en el rol de abogados defensores. El profesionalismo con el que fue tomado el taller también quedó demostrado cuando el Tribunal tuvo que emitir el fallo, ya que los jueces estuvieron varios minutos deliberando para poder tomar una decisión final.


Reconocimientos y elogios para el doctor Castillo Giraudo, quien presidió el Tribunal


El juez de la Cámara Primera en lo Criminal, Ramón Alberto Sala se mostró muy satisfecho por el taller que realizaron los alumnos de la Universidad de la Cuenca del Plata, y reveló que antes de llevarlo a la práctica hubo un proceso de entrenamiento donde cada estudiante integrante del grupo formó su propia convicción e ideas para elaborar una argumentación y técnica a fin de convencer al Tribunal que le asiste la razón en el caso a resolver. “Aquí no hubo un guion ni un libreto previo”, afirmó.

El doctor Sala, quien es profesor de la carrera de Derecho de la Cuenta del Plata y tuvo a su cargo la coordinación del taller, agradeció especialmente al ministro del STJ Eduardo Hang, quien no pudo estar presente por razones de trabajo, haciéndolo el fiscal Lucio Leiva, quien es miembro del Consejo Académico de la Escuela Judicial, cuya presencia fue reconocida por el magistrado, resaltando su permanente apoyo a la cuestiones académicas de Escuela Judicial y, en general, las del ámbito universitario y académico.

 


Visiblemente emocionado, agradeció la colaboración del doctor Rubén Castillo Giraudo, de quien dijo fue su compañero de trabajo durante mucho tiempo en la Cámara Primera en lo Criminal y a quien calificó como una persona sumamente comprometida con el Derecho y un apasionado de las ciencias jurídicas, “quien además ha sido en cierta parte de mi vida mi maestro para poder actuar dentro lo que humanamente requiere la participación en un tribunal colegiado”, subrayó.

Tras recordar que el doctor Castillo Giraudo es dueño de una extensa y reconocida trayectoria como juez de la provincia, contó que cuando llegó a su casa para invitarlo a ser parte de esta propuesta le brillaron los ojos de una manera muy especial y no dudó un solo instante señalando que estaba a entera disposición para colaborar con la formación de los recursos humanos universitarios. “Es una persona admirable a quien agradezco haber aceptado esta propuesta”, remarcó.

Refiriéndose a la doctora Norma Zaracho, también integrante del Tribunal conformado para esta ocasión, dijo que es fiscal de la Cámara Segunda en lo Criminal y una profesional que tiene una larga trayectoria en distintas funciones en el Poder Judicial, además de docente de la Cuenca del Plata en la materia de derechos humanos y práctica profesional 4. “Tiene reconocida trayectoria en la oralidad penal de la provincia y ha participado en numerosos eventos académicos”, subrayó.

Finalmente, presentó al otro miembro del Tribunal, el doctor Fabián Perelli, relator del STJ y docente de la referida universidad. “Si alguna vez me hubiese tocado elegir quien quisiera que sea mi profesor de Derecho Constitucional sin duda lo elegiría al doctor Fabián Perelli”, destacó el juez Sala, señalando que según se escucha decir de los estudiantes es un profesor exigente, pero “debo decirles que no hay otra que aprender sino mediante la exigencia”, aseveró.

Tras señalar que es un profesional muy bien preparado y apasionado de lo académico y lo jurídico, destacó del doctor Perelli su colaboración en cuanto proyecto nace en la universidad, aportando siempre su grano de arena. “Esto es lo que me une espiritualmente y profesionalmente con él, a quien también estoy muy agradecido”, concluyó.

Perfil académico con formación práctica del alumno


Sandra Román, docente y coordinadora de la carrera de Abogacía de la Universidad de la Cuenca del Plata, destacó que esta actividad de extensión tiene que ver con el modelo de la casa de estudios, “complaciente con la formación práctica de los alumnos desde el tercer año de la carrera”, y dijo que este taller vino a fortalecer la teoría que viene ganando en los últimos años y ahora puesta en escena con este taller de simulación de juicio oral, “lo que en su próximo futuro laboral los ahora estudiantes van a tener que afrontar en su jornada de trabajo y ejercicio de la profesión”.

 


La docente agradeció al ministro del STJ, Eduardo Manuel Hang por haber facilitado la Escuela Judicial para la realización del taller, y también tuvo palabras de reconocimiento para el director del organismo, Heriberto Espinoza y para el Consejo Académico. Dijo que este trabajo de extensión sirvió para aunar los lazos que tiene la Universidad con el STJ a través de un convenio marco que rige desde 2013, fortaleciéndose el vínculo con el Poder Judicial.
Román explicó que le grupo de alumnos que participó de la simulación de juicio viene trabajando desde hace dos meses, a través de una preparación que tuvo a su cargo el profesor Ramón Alberto Sala, quien gentilmente se comprometió de facilitarles el entrenamiento de la litigación penal con miras a un encuentro que iba a realizarse en Córdoba pero que finalmente no se concretó.


“Debo reconocer que el doctor Sala para evitar el desánimo de los alumnos tuvo las ganas e intención de realizar esta propuesta que desde hace dos años veníamos postergando y que a partir de ahora es nuestra intención replicarla en los años siguientes”, aseguró

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 37 invitados y 4 miembros en línea