Un hecho de homicidio agravado fue examinado en simulacro de juicio por jurado realizado en Tribunales

Simulacro de juicio

Tuvo lugar el pasado viernes a la tarde en el salón principal de la Escuela Judicial el primer simulacro de juicio por jurado realizado en Formosa.


El mismo fue llevado a cabo por el juez de Instrucción y Correccional N° 6 de esta capital, Guillermo Caballero y contó con la participación de cuatro miembros del Club de Litigación de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE). Por su parte, la jueza de Instrucción y Correccional Nº 5, Laura Karina Paz participó en el juicio como juez de audiencias.

 


El simulacro de juicio por jurado fue presenciado por el ministro del STJ, Eduardo Manuel Hang, magistrados y funcionarios del fuero penal y cursantes del taller “Destrezas de litigación oral”. Precisamente esta actividad formó parte del referido curso-taller que lleva adelante la Escuela Judicial y que consistió en realizar un juicio por jurado cumpliendo con todos los pasos del proceso, respecto a un hecho ocurrido tiempo atrás en la provincia de Corrientes.

El caso sometido a juicio fue un homicidio presuntamente consumado bajo el estado de emoción violenta. La autoría del hecho nunca estuvo en duda, por lo que la discusión se centró en saber si el mismo fue cometido bajo estado de emoción violenta a fin de aplicar el atenuante previsto en la ley.

La práctica se inició con la presentación del ejercicio y de la juez de audiencias, quien intervino como juez del derecho. Luego fue presentado jurado del juicio, compuesto por 12 personas, quien dio el veredicto final como juez de los hechos. Posteriormente se presentaron las partes, el representante del Ministerio Público quien llevó adelante la acusación sobre el delito perpetrado y por el otro lado, la imputada, autora del delito. Una vez presentadas las partes, la jueza tomó juramento al jurado y explicó las reglas del juicio.

La jueza remarcó que la presunción de inocencia, el derecho a no declarar, la carga de la prueba y la duda razonable son los principios constitucionales que enmarcan al proceso, todo lo cual debe tenerse en cuenta a la hora de juzgar un delito en el proceso penal.

La jueza de audiencia indicó al jurado cuales eran las reglas a cumplir, les dio un breve repaso sobre los tipos de prueba que hay y cuál es la ley aplicable. También recordó al jurado su deber de decidir sobre los hechos del caso teniendo en cuenta solamente la prueba dada en el juicio. Pidió abstenerse de que otras circunstancias influyan, como la opinión del juez, de la parte acusada, de la fiscalía, o de información de los medios de comunicación, y explicó que “la decisión debe ser imparcial y libre de sentimientos de lastima, prejuicio o miedo”.

Para la demostración de los hechos fue exhibida una maqueta y usaron un maniquí para mostrar detalles del homicidio. Además, se realizó prueba de testigos, material y pericial.

 


Una vez concluidas todas las partes del proceso, el jurado se retiró del recinto para deliberar. Cada miembro expuso su punto de vista a los demás jurados hasta llegar a un veredicto final. El jurado se pronunció por la culpabilidad por el delito de homicidio simple agravado por el vínculo, es decir fue desechado el atenuante de la emoción violenta. Una vez que el jurado tomó una decisión, la jueza de audiencias decidió sobre la pena que deberá cumplir la condenada.


Culpabilidad


La doctora Paz explicó al jurado que para que se encuentre culpable el autor del hecho, el convencimiento debe ir más allá de toda duda razonable, ya que no existe la certeza absoluta o matemática. “La certeza absoluta es un estándar de prueba que es difícil de alcanzar, sin embargo el principio de prueba más allá de duda razonable es lo más cercano a la certeza absoluta y es mucho más que un simple balance de probabilidades. Si al finalizar el juicio y después de valorada toda la prueba rendida, están seguros de que el delito imputado fue probado y que fue el autor quien lo cometió, deberán emitir un veredicto de culpabilidad ya que ustedes habrán sido convencidos de ello por ese delito más allá de toda duda razonable. Caso contrario deberán rendir un veredicto de no culpabilidad. El veredicto de culpabilidad requiere como mínimo 10 votos individuales”, precisó.

Este tipo de juicios tiene la característica que la decisión final sobre la culpabilidad o no del imputado recae sobre un jurado compuesto por ciudadanos que no pertenecen al Poder Judicial ni son abogados, sino que son estudiantes, profesionales y docentes que cumplen su deber de ciudadanos en un juicio oral y público. Son ellos quienes juzgan el delito. De este modo la participación de los ciudadanos en el proceso penal constituye un cambio que redefine el rol de los operadores de justicia y la dinámica del proceso penal.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 136 invitados y 114 miembros en línea